Rafa Benítez encuentra escasez de espíritu navideño después del regreso temprano

 

El presidente de la liga, Javier Tebas, había instado a todos a vivir la Navidad “como se vivió en Belén hace más de dos mil años”, aunque Benítez podría haber sido perdonado por vivir con miedo al saqueo. Le habían asegurado que su trabajo no estaba en peligro, pero los informes seguían asegurándole que así era y que lo estaban esperando cuando regresó.En su ausencia, había dominado las páginas de los periódicos, junto con las tradicionales cosas navideñas: desde el 28 de diciembre, la respuesta de España al Día de los Inocentes, en el que Gerard Piqué y Álvaro Arbeloa inventaron durante el almuerzo en un restaurante llamado El Cono, para el amistoso anual de Cataluña-País Vasco.

Hubo la habitual charla de transferencia, los resultados de la lotería con sus dulcemente enfermizos y ligeramente siniestros cantos infantiles, y los Globe Soccer Awards, donde Lionel Messi ganó el mejor jugador y Jorge Mendes, ¿cómo lo hace? – tomó la corona como mejor agente.Hubo una inevitable pérdida de Madrid en su apelación contra la eliminación de la Copa del Rey, y la historia de Sergi Guardiola, el jugador cuya carrera en Barcelona duró apenas seis horas después de que descubrieron algunos viejos tweets suyos, que afirmó no haber escrito él mismo, que no eran exactamente complementarios a su club o a Cataluña.

Benítez duró un poco más, a pesar de que se reveló una encuesta en el club en la que se preguntaba a los fanáticos a quién elegirían como gerente y una o dos Bernabéu. Algunos insistieron en que no comería turrón, el turrón de Navidad en España, como gerente del Madrid, pero llegó a la víspera de Año Nuevo y sus 12 uvas, una para cada campanada a medianoche, después de que Madrid venciera a la Real Sociedad por 3-1 el miércoles.Con el Valencia acercándose a Mestalla el domingo por la noche, la pregunta ahora es si logrará llegar al roscón de reyes, un anillo de pan relleno de crema, comido en la noche 12.

El año nuevo normalmente marca el regreso del fútbol; a veces, incluso la 12ª noche lo hace, pero, como todos los demás, Benítez había regresado a España una semana antes de lo previsto. Porque, ¿para qué sirve el calendario de La Liga si no es por reprogramación? Por primera vez en 27 años habrá un juego en la víspera de Año Nuevo y hubo nueve partidos el miércoles cuando se cortó el receso de Navidad una semana después de que el entrenador de España, Vicente del Bosque, se quejara de que el equipo nacional no había recibido hora de prepararse para la Eurocopa 2016Así que regresaron temprano y el fútbol volvió a tomar el control, la primera vez en un cuarto de siglo que hubo juegos durante el período navideño.

Parando para el día de Navidad y regresando para el nuevo año antes del El año nuevo real, que se jugó el 30 de diciembre y el 31, a mitad de semana, un día de trabajo, provocó una sensación extraña: un comienzo que parecía un fin, el momento de mirar hacia atrás y ver dónde están.

Para algunos este trato fue un final. La histórica racha de siete juegos del delantero del Deportivo Lucas Pérez terminó con un empate 0-0 en el Getafe; tuvo una muy buena oportunidad, pero curvó el disparo de par en par. Durante mucho tiempo ha habido algo de tristeza en ver a Sergio Canales, una vez en el camino para estar entre los mejores jugadores del país.Contra el Madrid, había algo muy triste en verlo a cuatro patas, arrastrándose dolorosamente por el césped, un ligamento de la rodilla desgarrado por tercera vez. Y el capitán del Celta de Vigo, Augusto Fernández, se despidió, terminando su tiempo en Balaídos para aplaudir; se unirá al Atlético de Madrid.

El manager del Celta, Eduardo Berizzo, dijo que entendería si Augusto no quería jugar, pero lo hizo y en 77 minutos no perdió un solo pase. Sin embargo, Berizzo vio a Raúl García, el hombre que se hizo para el Athletic de Bilbao, jugar magníficamente y anotar el único gol del juego para una victoria por 1-0 en un campo que el director local describió como un “desastre”.El Athletic ahora está al nivel del Deportivo y un punto por delante del Sevilla, para quien el delantero Ciro Immobile anotó solo su segundo gol de la temporada en una victoria por 2-0 ante el Espanyol que confirma su reciente mejora. Tres y cuatro puntos por delante son Villarreal en el quinto y Celta en el cuarto.

El fichaje de Augusto podría tener un gran impacto en las esperanzas del Celta de quedarse en el último lugar de la Liga de Campeones. Al igual que la llegada de Matías Kranevitter, también puede tener un gran impacto en el Atlético, lo que sugiere que pueden aspirar a algo más que un lugar en la Liga de Campeones.También es una medida de su crecimiento y de cuán seriamente deben tomarse, cuán serios se han vuelto, incluso si tienen un presidente que de manera fraudulenta tomó el control del club en primer lugar y pasó tiempo antes de que su equipo en el Rayo diera insultar a algunos fanáticos cerca de él, interpretando tus gestos e invitando a los fanáticos a venir aquí para poder “besarlo”.

En el campo de juego, Fernando Torres perdió la mejor de las primeras oportunidades de dejarlo atascado en 99 goles para el club, donde ha estado por 18 juegos ahora, pero los cambios de Diego Simeone – Correa, Jackson y Thomas – tuvieron un gran impacto, finalmente encontrando un camino con goles en los minutos 88 y 90, ambos muy bien hecho y tomado, primero por Thomas, Saúl y Correa y luego por Jackson y Griezmann.Eso deja al Atlético en la cima de la unión al cierre del 2015. “Ha sido un año importante; ahora tenemos buenas expectativas “, dijo Simeone.

No son los únicos. Hasta en Eibar celebraron no solo el final de 2015 sino también el 75 ° aniversario del club y nunca han mejorado las cosas. En los últimos dos años han estado en la Segunda División B, la Segunda División, la Primera División, la Segunda División y la Primera División nuevamente; ahora se sientan a tres puntos de otra liga: la Europa League. Lo que es más importante, se quedan a 10 puntos de la relegación, después de una victoria por 2-0 que incluyó un 20mo gol en 2015 para Borja “Van” Bastón, y sí, así lo llaman, y otra excelente actuación de Keko.Eibar colapsó esta temporada la temporada pasada, pero este es un equipo mucho más ofensivo que el anterior y el entrenador, José Luis Mendilíbar, quiere agregar más atacantes por la ventana.

El equipo Eibar venció al Sporting de Gijón , que están en un punto solitario fuera de la zona de descenso. Granada se encuentra debajo de ellos después de un 4-1 golpeando a Las Palmas, que se han recuperado bajo su nuevo gerente (ish) Quique Setién. También lo hacen el Rayo Vallecano y el Levante, quienes dejan entrar a los niños gratis el miércoles. No sirvió de nada: perdieron 1-0 ante un lanzamiento de falta de Duda que se fue debajo de la pared para un equipo de Málaga que ahora ganó tres seguidas y está invicto en cinco. “Estamos en una situación difícil”, admitió el gerente del Levante, Rubi, pero la situación del Sporting podría no ser mucho mejor.No pueden firmar en la ventana de invierno y el entrenador, Pitu Abelardo, admitió que “incluso si jugamos al 200%, puede que no sea suficiente”. Aun así, el hombre que milagrosamente los trajo de regreso a la primera cuatro años más tarde, con un equipo que pocos creían en un club en crisis, insistió con razón: “Maldita sea, 2015 han sido los cojones”.

Para Barcelona ciertamente lo ha sido. A última hora de la segunda mitad del miércoles, los fanáticos del Camp Nou comenzaron a gritar “¡árbitro, qué mal eres!”, Que puede sonar como una reacción al clima actual en el que decir “mierda” o “cabrón” puede hacerte denunciar, a menos usted es un presidente del club, obviamente, pero de hecho es una canción tradicional. Sabían que habían recibido ayuda con una penalización desconcertante que les permitió abrir el marcador en 30 minutos.Fue dado cuando Antonio Adán golpeó con fuerza y ​​se enfrentó a Messi cuando pasó volando. Neymar luego se deslizó en tomar la pena, golpeando la pelota con los dos pies y arriba de la barra, antes de que Ivan Rakitic pareciera atacar a Heiko Westermann, quien voló el rebote en su propia red.Tres errores y el Barcelona tenía la ventaja.

“¿Podría darnos uno de esos?”, Preguntó el técnico del Real Betis, Pepe Mel, al árbitro y fue expulsado de inmediato. “Son muy buenos, no necesitan ayuda”, dijo después.

Y esa era la cuestión: habían sido ayudados y lo habían avergonzado, pero también fueron brillantes la noche en que finalmente rindió homenaje a Patrick O’Connell, el mánager irlandés, ganador del único título de liga del Betis en 1934, que lideró al Barcelona en la última temporada antes de la guerra civil y fue parte de la gira que salvó al club en 1937.También fue la noche en que Messi marcó su aparición número 500 con un gol y en el que desfilaron los cinco trofeos que ganaron en 2015 -sólo el Athletic de Bilbao les negó, en la Supercopa de España- y anotaron cuatro, alcanzando el puesto de nuevo cinco veces, y alcanzó 180 goles en 2015, otro récord.

Dos jugadores del Barcelona son los máximos goleadores de la Liga esta temporada y Messi tampoco. Conducen por dos puntos, con un juego en la mano. “Ha sido un año espectacular”, dijo el argentino. “Me daría un nueve de 10”, agregó después Luis Enrique. “Siempre hay margen de mejora”.

Como si Benítez no tuviera suficientes problemas propios. Y entonces, de vuelta a él. El martes se quejó de que hay una “campaña clara” contra él, contra el presidente, Florentino Pérez, y contra el Real Madrid.Incluso puede tener un punto, cuando se trata de él con certeza y, en el caso de algunos medios, cuando se trata de su presidente también, pero sus comentarios probablemente no ayuden a ganarse a la gente, ni siquiera a Pérez, cuyo conspirador dedo punteagudo El comentario también evitó la realidad y la realidad es que, mientras que el Madrid puede estar solo dos puntos por detrás del Barcelona, ​​mientras que el partido del miércoles podría haber llegado al Real Madrid con 18 ( sí, 18) goles en sus dos últimos partidos en casa, y mientras muchos esperan ansiosamente que fallen, que se aferran alegremente a cada excusa, los problemas son genuinos y las fallas son significativas. Los verdaderos enemigos de Benítez están en el interior, no en el exterior. Esas historias no vinieron de la nada y él lo sabe. Lo más importante es que su equipo aún no convence.De hecho, no se parece mucho a su equipo.

Además, si hay una conspiración contra él, el árbitro no participó. En el descanso del miércoles, el presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, bajó al vestuario del árbitro para llamar a los oficiales una desgracia y amenazaron con denunciarlos a la policía por dos terribles sanciones que se le habían dado a Madrid y una que no tenía dado a la Real. Lo que plantea la pregunta de qué medidas se tomarán en su contra, si las hay, y cómo y por qué los presidentes tienen acceso a esa parte del estadio en el descanso de todos modos. Pero también dice algo sobre el tipo de juego que era y las preguntas que todavía enfrenta Madrid.

Una victoria por 3-1 no impresionó y no trajo una paz duradera, solo un cese del fuego temporal. Hubo silbidos de nuevo.Ronaldo fue el abridor de un penal justo antes del descanso, después de haber roto su primer punto sobre el larguero, pero Bruma hizo el 1-1 a principios de la segunda mitad. Ronaldo luego puso el marcador 2-1 con 20 minutos por jugar, anotando una volea desde una esquina, pero no fue seguro hasta que Lucas Vázquez terminó con seis minutos por jugarse. Durante la mayor parte del tiempo, la Real Sociedad pareció ganar. O, si no es más probable que realmente gane, es más probable que lo disfrute. Estaban cómodos, moviendo el balón sin oposición.

“El árbitro y Cristiano salvan a Benítez”, publicaron la portada de AS. “Gracias a Cristiano [y los errores del árbitro]”, dijo la portada de Marca. La Liga regresó de Navidad una semana antes y el Madrid de Benítez ganó una vez más, lo que tuvieron que hacer, pero no ayudó mucho. Si el fútbol comenzó de nuevo, las historias no se detuvieron.